miércoles, 6 de mayo de 2009

Efecto llamada

Hace unos días leí que Cristina de Borbón, la hija del rey de España, se iba a Estados Unidos con su marido y sus hijos. Eso me dio que pensar, empecé a darle vueltas, a fantasear. Estaba cómodamente sentado en el sofá, después de comer y me estaba entrando sueño. A pesar de ello continuaba leyendo ya que el tema me interesaba mucho.

Leo que es probable que la intención de la Princesa sea, cuando pase un tiempo prudencial, no más de cinco años, pedir el reagrupamiento familiar para tener cerca a toda la familia, parece que el efecto llamada haría posible que la familia Borbón saliera al exilio norteamericano en muy poco tiempo. Se comenta que Felipe de Borbón no está demasiado afectado por su inminente marcha, todo lo contrario, dicen que acepta de muy buen grado las recomendaciones de Letizia, su mujer, para abandonar España camino de un dorado exilio en Norteamérica. Problemas económicos no van a tener. Ni ellos ni sus descendientes.

Todo apunta a que el fin de la Monarquía y la vuelta de la República se hará de un modo pacífico. Ni siquiera será necesario que los partidos antimonárquicos ganen unas elecciones. La Familia Real abandona la Jefatura del Estado, quizás comprendan que el sentimiento republicano, cada día mayor en nuestro país, terminaría por echarles del poder en un breve plazo de tiempo.

De pronto, un estruendo me hace dejar la lectura. Me asomo a la ventana y veo caravanas de coches por la calle, con sus bocinas parece que celebran algo importante.

Bajo a la calle. La alegría de los que van en los coches y la gente que hay por las aceras y en el parque es enorme. Intento preguntar, todos gritan y saltan, llevan banderas que no consigo identificar; no les entiendo, me abrazan y empujan.

Alguien me agarra por detrás, intentando que le preste atención; cada vez me empuja con más fuerza. Me grita al oído.

-¡Despierta!, te has vuelto a quedar dormido en la primera página del periódico, como siempre. ¡Levántate que vamos a cenar!

Es mi mujer. Todo fue un sueño. Releo los titulares y nada, ni rastro de ningún exilio, en el periódico solo ponía que la princesa se iba a trabajar a EEUU con su familia. A su marido le han nombrado presidente de la Comisión de Asuntos Públicos de Telefónica Latinoamérica.

Habrá que esperar otra ocasión, la Tercera no puede estar lejos…

10 comentarios:

Valzarest dijo...

Un fantástico sueño!

Eusebio dijo...

Nuestros sueños son sus pesadillas...

Alfa79 dijo...

Cuando he leído este relato me he percatado que sí, que los sueños son y serán posibles. Son republicanamente posibles.

No entiendo (es imposible entenderlo) que nuestro sistema se denomine "democrático" y sin embargo, la Jefatura del Estado sea un coto privado y para una sola familia.

SaLiRe (Salud, Libertad, República).

ernesto51 dijo...

¡ cagoen ! si ya estaba preparándoles nos bocadillos para el viaje, con sus cervecitas en la nevera portatil y todo ("Coronitas" por supuesto).

Me temo que no se van a ir, habrá que intentar convencerles.

Un bello y hermoso sueño Eusebio, que compartimo muchos y esperamos se haga realidad.

Abrazos

Joselito dijo...

Vale, compro el sueño. Pero que en el mismo vuelo también se lleven toda la panda de políticos corruptos que tenemos actualmente. No sea que venga la Republica, y despues de la fiesta, nos demos cuenta que seguimos en el mismo agujero infecto.

Eusebio dijo...

Muchas gracias, Alfa79, estoy totalmente de acuerdo contigo. Esto no puede seguir así mucho más tiempo, el cuento se les debe terminar YA.
Un abrazo.

¡¡Coronitas!! Jajajajaja, muy bueno Ernesto, eres genial. Mejor que los bocatas los prepare la Leti, que ha sido la última en llegar. Tú no les regales ni 1 € más.
Un abrazo.

Exacto, Joselito, habrá que estar vigilantes, que hay mucho corrupto por aquí.
Gracias por la visita.
Un abrazo.

Clares dijo...

Pues no que me lo había creído. Qué poder de convicción tienes, amigo. O quizás sea que nos es más fácil creer lo que deseamos intensamente, y nos engañamos tan felices. Espero verlo, me encantaría, pero no estoy muy segura de que el brote crezca tan rápido.

Eusebio dijo...

Me alegro de haberte hecho feliz aunque sea durante unos segundos ;-), Clares.
Este sueño no es tan imposible, no creo que se puedan mantener durante muchos más años; aunque los españoles cuando nos ponemos a mantener algunas cosas somos únicos...
No entiendo por qué hay que mantener los privilegios de esta familia, y no solo a ellos sino a sus descendientes.
¿Que clase de democracia es ésta?
¡Ah, no! Que lo llaman democracia y no lo es...
Un fuerte abrazo, querida amiga.

marisa dijo...

¡Qué bueno! Y por soñar nos cobra la SGAE, verdad?

Eusebio dijo...

Todo se andará, querida Marisa, estos buitres están dispuestos a sacarnos dinero de donde sea, mientras haya gobiernos que se lo consientan y ciudadanos que traguemos...
Yo seguiré soñando, que de momento es gratis.
Un fuerte abrazo.