viernes, 23 de abril de 2010

30 años de Biblioteca Municipal, 30 años de bibliotecario

Hoy se cumplen 30 años de la creación de la Biblioteca Municipal de San Fernando de Henares. Y también se cumplen mis 30 años como bibliotecario.





Sería imposible traer aquí las imágenes y los nombres de tantas usuarias y usuarios que han pasado por la biblioteca en todos estos años.

En Miguel Aranda, el usuario que aparece conmigo en las fotos, quiero simbolizar el agradecimiento a todas las personas que han pasado por la biblioteca y con las que he tenido una buena relación, no solo profesional sino, en muchos casos, de amistad personal.

Estas líneas pretenden ser un homenaje a todos ellos, a los que entraron por primera vez siendo niños y hoy traen a sus hijos y les explican cómo era la biblioteca cuando ellos la pisaron por primera vez y lo que ha mejorado desde entonces. A las parejitas de adolescentes que se conocieron haciendo trabajos para el instituto. También a los que solo iban a meter bronca y poco a poco, o mucho más tarde, fueron entrando a algo mucho más positivo y enriquecedor.
Todos, ellos y yo, hemos aprendido mucho en todos estos años.

Tengo un recuerdo muy grato de casi todas las compañeras y compañeros que han ido pasando por este trabajo. Les mando desde aquí un cariñoso saludo a los que todavía están y a los que lo han ido dejando, unas veces de forma voluntaria y otras obligados por las circunstancias. Y un sentido recuerdo también para Carmelo, un compañero que nos dejó para siempre y al que nunca olvidaremos.

Una de las cosas que más me gustan de este trabajo, lo más gratificante de todo, es la relación con los usuarios, cuando te recuerdan los buenos momentos que han pasado, cómo les ayudabas; algunos incluso te hablan de que les cuidaste, reemplazando quizás a unos padres demasiado ocupados con su trabajo. Da apuro cuando oyes estas cosas, pero sientes que tu trabajo ha valido la pena, que hay mucha gente que lo valora; eso se nota cuando te hablan y saludan por la calle. Percibes que te tratan como a alguien muy cercano para ellos.

En todos estos años ha habido buenos y malos momentos. Mi valoración es, en general, muy positiva, aunque estos últimos años la situación laboral se ha deteriorado considerablemente por razones que no voy a explicar aquí. Aún seguiré trabajando y todo lo que diga podría ser utilizado en mi contra, como se suele decir.

Conozcamos un poco la historia de nuestras bibliotecas.

La primera biblioteca pública municipal que se creó en San Fernando de Henares, se inauguró el 23 de abril de 1980, aunque se abrió al público a primeros de octubre de ese mismo año. Cosas de la política.

Era un antiguo piso piloto de unos 80 m2, sin ningún tipo de separación entre lectores infantiles y adultos; si a esto le añadimos que estaba situada en un parque público, con las ventanas al alcance de la mano de los gamberros de turno, nos podemos imaginar que el trabajo allí no era nada fácil, y los servicios que se ofrecían eran muy limitados. A pesar de estas dificultades, muy pronto se comenzaron a organizar algunas actividades de animación a la lectura y la primera feria del libro en la localidad.

En 1987 la situación en este pequeño local ya era insostenible y la biblioteca se traslada a la primera planta del Centro Cultural Federico García Lorca, muy alejado de la primera ubicación de la biblioteca. En estos nuevos locales la situación cambió mucho con respecto al viejo piso piloto. Aquí contábamos con dos salas independientes para niños y adultos de unos 130 m2 cada una, archivo, despacho, almacén, etc.

En 1991 se reforma totalmente el piso piloto y se abre una biblioteca infantil y juvenil que inaugura el poeta Rafael Alberti que da su nombre a esta nueva biblioteca.

Pero la población de San Fernando de Henares seguía aumentando y se hacía necesario ampliar las instalaciones, por ello se construyeron en 2003 dos nuevas bibliotecas, más grandes, y se cerraron las dos primeras, destinándose estos locales a otros usos culturales y asociativos.

De estas dos bibliotecas, una de ellas, la “Mario Benedetti”, es infantil y juvenil y está ubicada en un centro multifuncional del mismo nombre.
La otra, es la Biblioteca Central “Rafael Alberti”, situada en la Plaza de España. Tiene una superficie de unos 2000 m2, distribuidos en cuatro plantas. La planta sótano cuenta con un archivo-almacén, sala de conferencias, dos salas de estudio para niños y adultos y una sala de proceso técnico para el personal de la biblioteca. En la planta de acceso tenemos un vestíbulo que sirve también como sala de exposiciones y control de la asistencia al edificio, la sala infantil-juvenil y la bebeteca. En la primera planta se encuentra la sala de préstamo de adultos, la hemeroteca y el despacho de dirección. Por último, en la segunda planta, hay una sala de estudio con capacidad para unas 90 plazas, y la sala multimedia con ordenadores para la consulta de Internet.
El edificio cuenta con ascensor y montacargas.

Este edificio supone una gran mejora si lo comparamos con los que hemos tenido anteriormente, sin embargo, en muchos aspectos, y utilizando las propias palabras del arquitecto que la diseñó, “sufrimos el edificio” en vez de disfrutar de sus instalaciones. En estos últimos años se está intentando solucionar alguno de esos problemas, aunque otros tienen difícil solución. Tendremos que confiar en que, finalmente, podamos disfrutar de estas instalaciones. Ha sido un largo camino desde aquél viejo piso piloto de la plaza 1º de mayo y los vecinos y vecinas de nuestro pueblo se merecen una biblioteca con las mejores instalaciones y equipamientos.

Gracias. Nos vemos en la biblioteca.



24 comentarios:

María Dolores Gerez Valls dijo...

Feliz Cumpleaños. Como amiga, usuaria, lectora empedernida, amante de las bibliotecas que tanta sed han calmado en las épocas en que no podíamos comprar libros, como enamorada de los libros y de algunas escritoras y escritores. Feliz Día del libro.
María Dolores Gerez

Anónimo dijo...

Bonito homenaje, Eusebio. Muchas felicidades en tu aniversario laboral.
El edificio de la biblioteca de 2003 parece muy completo y bien organizado, me das envidia a mí que llevo tiempo sin estar al pie de la biblio, con usuarios y tal
Feliz día, Julieta

tzarowski dijo...

Enhorabuena Eusebio.
Lo que recuerdo de mis primeras visitas a la biblioteca infantil de Avda. Irún, a la que me llevaba mi padre, es estar buscando tebeos de Asterix y Luckie Luke en unos cajones de madera que había al lado del mostrador. Con los años poder pasar a la de mayores, al fondo del pasillo, fue toda una experiencia. Y allí preparé selectividad.

Un saludo y felicidades.

Sergio dijo...

FELICIDADES!!!!!
Un detalle por tu parte recordar este aniversario de la biblioteca (y tuyo)
:)

Ernesto dijo...

Felicidades Eusebio, que deben ser dobles, a la Biblioteca por lo que se significan en la vida de los pueblos y de los barrios, y especialmente a ti, como bibliotecario, persona imprescindible y necsaria no sólo para el buen funcionamiento de la biblioteca, sino tambien como consejero, fomentador de lecturas y persona cercab¡na a los que por allí pasan.

Aunque no conozco tu biblioteca, debo decir que desde siempre he sido usuario de ellas, y sigo siendo asiduo de la de mi barrio y de cualquier otra que surje en mi camino.

Gracias por tu labor y de nuevo
E N H O R A B U E N A

UN abrazo.

Anónimo dijo...

Eusebio,

Yo no puedo pensar en la biblioteca sin acordarme de Eusebio y creo que mis hijas, tampoco.

Por cierto, una de matemáticas.
¿30 + 370? Pues eso, 400.

Del 400 con cariño,

Migue,

Mobesse dijo...

Felicidades y enhorabuena.
Le has dado de leer a varias generaciones. Espero que ambos cumpláis muchos más.

Diego Fernández Magdaleno dijo...

Enhorabuena, Eusebio, y un fuerte abrazo,

Diego

Anónimo dijo...

Ya te he felicitado antes, pero no me resisto a reflejar los flashes de esas épocas que vienen a mi memoria...
Esos tres escenarios estarán indisolublemente unidos a mis recuerdos y a mi educación. Por fortuna, gracias a ti, los libros siempre formarán una parte esencial en mi vida. Pero no sólo los libros...
También poder vivir de cerca tu trato con los usuarios; esa relación tan especial que se establece entre los amantes de la lectura, o con los usuarios "estacionales" por oposicones, exámentes, etc. es algo que deja huella cuando forma parte de la formación de la personalidad de un chaval.
Gracias a ti tuve la oportunidad de acceder a todo tipo de literatura, con la libertad de no oir "eso es para mayores, no lo vas a entender", y con la accesibilidad de las muchas horas pasadas entre pastas (duras o blandas) y ese hablar bajito que te llevabas a casa a las nueve y que siempre ha formado parte de ti (no puedo evitar sonreir cuando oigo a la gente que me dice "qué bajito habla tu padre", ni responder, en los últimos años "deformación profesional", jeje).
También recuerdo las tardes con los heavies del parque 1 de mayo, que me adoptaron como mascota cuando me escapaba a tomar el aire, entre tebeo de Astérix y libro de El Barco de Vapor... aún veo a alguno de ellos, -ya cuarentones- por el barrio, y me traen buenos recuerdos, aunque no lo sepan.... Ver más
También tuve la oportunidad de conocer en persona a Alberti, a Mejía Godoy, y a ese pianista al que estuve pasando la partitura y cuyo nombre me fastidia haber olvidado.
Quien me conoce sabe que no sería el mismo sin esa cercanía a los libros... y ya te he dicho a quén se lo debo, no me hagas ser pesao, jeje.
Sea en Fuencasa, en el Lorca o en la Central, el aroma de la biblio, pese a quien pese, seguirá contando con esa tonanlidad cercana y discreta tuya como la más dificilmente olvidable.

Igual no es el mejor curro del mundo pero, egoístamente, me alegro de que no fueras empresario... aunque en mi clase no había muchos niños que supieran qué es un tejuelo...

Un beso,
David

Eusebio dijo...

Muchas gracias, Dolores, es verdad, gran parte de este camino lo hemos recorrido juntos, en la biblio y fuera de ella.
Un abrazo.

Julieta, compañera de lucha anti canon, muchas gracias por estar ahí, lo mismo que al resto de compañeros de la Plataforma, tan solidarios conmigo en un momento que tanto lo necesitaba.
Muchas gracias, un abrazo.

Muchas gracias, tzarowski, yo también guardo un grato recuerdo de ti y de tu padre, también compañero.
Solo hay que ver cómo escribes para comprender que aquellos primeros años de lector fueron muy bien aprovechados.
Un abrazo.

Muchas gracias, Sergio. Me pareció que era necesario un pequeño homenaje a la institución y a los usuarios. Y también, por qué no, dejaros a tu hermano y a tí, mis recuerdos de todos estos años.
Besos.

Ernesto, muchas gracias por tus palabras de reconocimiento, tú entiendes mucho de estas cosas por lo que mi agradecimiento es doble.
No nos conocemos todavía personalmente, así que te invito a que nos hagas una visita cualquier día que quieras. Te espero.
Un fuerte abrazo, compañero.

Eusebio dijo...

Migue, cómo olvidar ese número; fuiste de los primeros socios de la biblioteca, el socio 400. Muchos años viéndote por la biblio, estudiando, leyendo y, sobre todo, dibujando, eres un artista. Todavía conservo una caricatura que me hiciste hace unos cuantos años. Me alegra muchísimo que hayas contagiado el placer de la lectura a tus hijas.
Un fuerte abrazo, amigo.

Querido, Mobesse, muchas gracias por tus deseos. Tanto tú como yo llevamos unos cuantos años dedicados a la formación de varias generaciones, maestros y bibliotecarios vamos de la mano en esta bonita tarea.
Un fuerte abrazo, amigo.

Muchísimas gracias, Diego.
Un fuerte abrazo, maestro.

Eusebio dijo...

Me alegra muchísimo y me llena de orgullo que tengas esos buenos recuerdos de la biblioteca y de mi, David.

Es cierto, te quise dar libertad total en cuanto lo que veías o leías; alguna discusión tuve por ello con amigos y conocidos que no lo comprendían; no me importó, creí que hacía lo correcto. Y te puse de ejemplo, tanto a ti como a tu hermano, en muchas ocasiones ante algún padre excesivamente “cuidadoso” con lo que leían sus hijos en la biblioteca. Me eduqué en la dictadura fascista con censuras ridículas y absurdas y no quería que mis hijos sufrieran lo mismo. Ahora, viéndoos a tu hermano y a ti, sé que no me equivoqué.

Lo de hablar bajo…, es verdad, tantas horas y tantos años pidiendo “silencio, por favor”, que al final uno se contagia.

Yo también guardo un cariñoso recuerdo de aquellos heavies, también les tuvimos como compañeros en Radio Colmena, ¿recuerdas? Algunos de ellos siguen yendo a la biblioteca, ahora acompañados de sus hijos.

Por la biblioteca pasó gente importantísima y me alegro de que pudieras conocer a muchos de ellos.
Alberti estuvo muy amable con todos nosotros y con los niños que andabais por allí, durante la inauguración de la biblioteca.
Recuerdo también con mucho cariño a Carlos Mejía Godoy y los de Palacagüina, que utilizaron la biblioteca García Lorca como camerino durante su actuación en el teatro. Aquél día, Carlos, se dedicó a charlar con los niños que estabais por allí y a pintar con vosotros. A ti te hizo una caricatura, que todavía conservo, con la dedicatoria:
“Para mi amigo David, que aquí tiene diez años y “pico”
Fraternalmente,
Carlos Mejía Godoy”.
“y pico”, y es que no parabas de hablar, jejeje.

Yo tampoco recuerdo el nombre del pianista pero sí recuerdo lo que nos sorprendió a tu madre y a mí que confiara en un niño tan pequeño para que le pasara las páginas de la partitura en una actuación. Le debiste parecer un chico serio y responsable. La actuación fue un éxito.

Es verdad, los bibliotecarios usamos unos palabros muy raros, tejuelo, signatura…, pero es un bonito trabajo, ¿no?

Un beso. Y gracias otra vez.

Eusebio dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Adina dijo...

Felicidades Eusebio. No podría pensar en la Biblioteca sin acordarme de ti y de tu dedicación por tu trabajo. Cuando te veo, a menudo me pregunto: ¿Estar rodeado de libros será el secreto de la eterna juventud?

Un abrazo

Adina

Anónimo dijo...

Hola Eusebio, enhorabuena por esos 30 años de dedicación, siempre ha sido motivo de orgullo para nosotros ser amigos del bibliotecario y en tu trabajo ha quedado siempre patente el respeto y el cariño que tienes a
todo aquel que se ha acercado a los libros gracias a tu trato amable y dedicado. Un abrazo, Romero.

Eusebio González dijo...

Enhorabuena tocayo.

Buen trabajo. A seguir otros 30, bueno tal vez sólo 20 ... que tendrás qyue dejar paso a los jóvenes.

Un abrazo.

Eusebio González

Valzarest dijo...

MUCHISIMAS FELICIDADES!!!!!!!!
a tí y a la biblioteka Eusebio!
Para mi, ha sido uno de los mejores sitios donde he podido pasar la mayor parte de mi días en los últimos 6 años!
y conocerte a tí y a tantísima gente por supuestísimo!
Eres un aunténtico profesional, deboto, amigo, currante, y fantabulosísima persona!
así ke por todo eso, y por todo lo que la biblioteka nos ha aportado durante estos 30 años, muchisimas gracias!
y espero, al igual que sigo haciendo ahora, seguir siendo asídua por mucho mucho tiempo! y poder seguir encontrándote tanto dentro como fuera!

1 abrazo enormeeeeeeeeeeeeeeeee

Eusebio dijo...

Buna, Adina!!
Mulţumesc!!
Te devuelvo las flores: sabes que tu paso por la biblioteca ha dejado huella, una agradable huella y un bonito recuerdo para mí. Bueno, nos seguimos viendo, o sea que la despedida no fue tan traumática.
No se lo he dicho a nadie todavía pero… el secreto de la eterna juventud está en un libro que tengo en la mesilla, se llama “Manténgase joven eternamente en 10 lecciones”, yo lo leo cada día y, ya ves, estoy hecho un chavalín. Tú no hace falta que lo leas, te conservas muy bien, jejejeje.
Un fuerte abrazo, guapa.

Muchas gracias, Romero, sabéis que yo siento por vosotros el mismo cariño. Llevamos un montón de años compartiendo cosas muy bonitas y eso solo se puede hacer cuando hay complicidad y una buena amistad.
Y lo dejo que se me está empapando el teclado, no vaya a ser que esto peque un petardazo.
Un fuerte abrazo, para los dos.

Muchas gracias, Eusebio, tocayo.
¿20 años más? No gracias, me gustaría jubilarme a los 65, que llevo currando desde los 16 años.
Una vecina me confundió contigo en el Facebook, en el muro de San Fernando de Henares, y me felicitó por lo bien que me salió la actividad de los dibujos y los libros infantiles en la Pza. Ondarreta, jejeje.
Nos confunde mucha, esto ya empieza a ser preocupante… :)
Un abrazo.

¡¡¡Haaaaalaaaaaaa!!!, te pasas de elogios, querida.
Muchísimas gracias, Valzarest!!
Me alegra un montón que te hayas sentido cómoda en la biblio, Bea, una de nuestras tareas es esa.
Para mí también ha sido un placer conocerte y verte cada día por la biblioteca.
Gente como tú es lo que hace que este trabajo sea un auténtico placer, de verdad.
Y yo también espero verte muchos años más, naturalmente, en la biblioteca o fuera, qué más da.
Otro fuerte abrazo.

Y voy a apagar el ordenador, que vuelvo a notar un cosquilleo en los párpados… y no parece que sea alergia…

Ramon dijo...

Eusebio, fuerte aplauso por tu compromiso con las bibliotecas.

Eusebio dijo...

Muchas gracias, Ramón.

Saludos.

Anónimo dijo...

Hola,

Bueno, ya ves, voy a hacer un comentario acerca de esos maravillosos 30 años y es el siguiente, por favor, Eusebio no cambies, jajaja.
Yo seguiré acudiendo a la biblio como he hecho desde hace ya muchos años.
Besos.
Nota; soy Melisa.

Eusebio dijo...

Te agradezco la asistencia desde hace tantos años, Melisa, y la visita a mi blog, claro.
El tiempo nos va cambiando a todos, no sé si por suerte o por desgracia; todos cambiamos, "nosotros, los de entonces, ya no somos los mismos", pero me alegro de que te encuentres a gusto en la biblio.
Besos.

Liebre de Marzo dijo...

Aunque muy tarde, muchísimas felicidades, Eusebio. ¡Qué suerte tiene la población lectora del Corredor contigo!

Un abrazo enorme,

Micol

Eusebio dijo...

Muchísimas gracias, querida Micol, pero creo que el afortunado soy yo por tener este trabajo y sobre todo por tener esta gran cantidad de usuarios/amigos; algo impagable hoy día.

Otro fuerte abrazo para ti.