miércoles, 30 de diciembre de 2009

KARATE

Se cumplen ahora 35 años desde que me puse por primera vez un karategui. Todo este tiempo no ha sido de práctica ininterrumpida, al contrario, hubo muchos paréntesis, en algunas ocasiones, sobre todo al principio, para practicar culturismo. En otras ocasiones los parones eran debidos a la falta de tiempo, por trabajo o estudios.



Gimnasio Eolo. 1974. Estoy sentado, el primero por la izquierda.

El paso del tiempo ha hecho que olvide los nombres de la mayoría de mis compañeros, sobre todo de los primeros años, así que en la mayoría de los casos solo nombraré a los maestros que he tenido, que no han sido muchos.

No pretendo con este escrito hacerme un homenaje, todo lo contrario, me gustaría que sirviese como homenaje y agradecimiento a todas las personas que me he encontrado en el camino en todos estos años de práctica del Karate; a mis profesores y a todos mis compañeros de entrenamiento.

Solo quiero dejar constancia, un modesto testimonio, de mi paso por este bonito deporte.

Pero dejadme que el primer agradecimiento vaya para mi mujer que, aunque ya me conoció como karateca, ha demostrado una gran paciencia aguantando horas de entrenamiento, competiciones, cursillos en fin de semana y, sobre todo, las lesiones…

También a mis hijos, que crecieron viéndome entrenar, contemplando por la casa kimonos, protecciones y armas de Kobudo. En su caso, fue casi lógico que empezaran a practicar desde muy jóvenes.

Aparte de mis hijos he tenido la satisfacción de haberles transmitido la pasión por el Karate a otros miembros de mi familia, sobrinos, uno de mis hermanos (Antonio), y a varios de mis amigos de la adolescencia y la juventud (como Ricardo, que aparece en la foto de arriba, de pie, el sexto por la izquierda). Y me siento muy orgulloso de ello.



Casa de Campo. Madrid. 1977. Defendiéndome de Carmelo (Izda.) y Miguel.

Me gustaría destacar aquí a mi sobrino Miguel Osorio que empezó poco después que yo y continúa entrenando todavía. Desde muy pronto destacó como un buen karateka, tanto en la técnica como en los combates. Para mí siempre fue un referente en este deporte.
Los karateguis que nos hacía mi hermana Pili a Miguel y a mi nos han acompañado gran parte de todo este tiempo.

Haré un repaso de lo que ha sido mi práctica de este deporte desde que un día, allá por 1974, visité el gimnasio Eolo, en Canillejas (Madrid), hasta hoy en el gimnasio del Club Karate Velilla, en el Polideportivo de Velilla de San Antonio (Madrid).

En el gimnasio Eolo, el profesor era José Luis Ariza, un gran karateca y uno de los pioneros del Karate madrileño. Más adelante coincidiría en otros gimnasios con él.

Algunos compañeros de aquel primer gimnasio creo que siguen practicando, aunque a la mayoría les he perdido la pista y no sé nada de ellos. Aunque estaría encantado de tener noticias suyas si leen esto o ven las fotos.

Mi primera visita al gimnasio Eolo me impactó mucho, no solo por las instalaciones sino por el entrenamiento de los karatecas. El suelo, el tatami, era de madera aglomerada de color negro, lo que producía en algunos karatecas ampollas y heridas en las plantas de los pies. Era una sala rectangular, en uno de los lados pequeños había grandes espejos y en el lateral que daba a los jardines del recinto del gimnasio, ventanas.

También me sorprendió el propio entrenamiento, nunca antes lo había visto y no sabía cómo se desarrollaba; la seriedad y disciplina de los luchadores, su aspecto (ahora nos recordarían a los protagonistas de películas como “Perros callejeros” o “El vaquilla”). Era la época de las pandillas callejeras y las peleas entre bandas de distintos barrios eran habituales. Yo estudiaba entonces Formación Profesional en la Escuela de Maestría Industrial de San Blas.

Ese ambiente de violencia y peleas en la calle es el que me hizo empezar a practicar este deporte, como defensa personal, aunque antes había hecho algo de boxeo. También hice culturismo una temporada, antes de empezar con el Karate y en ocasiones, más adelante, alternando con éste.

Lo curioso es que cuando empecé con el Karate se acabaron las peleas en la calle. Me hizo ganar en autocontrol en situaciones difíciles y confianza en mí mismo.

A pesar del ambiente exterior había buena relación entre los compañeros y recuerdo bastante seriedad y disciplina en los entrenamientos.

Después estuve una corta temporada en el gimnasio Joyfe, en Madrid, donde conocí a Pedro Rey, un buen karateca autodidacta que pocos años después le tendría como profesor en el gimnasio San Fernando.




Gimnasio Kiai. Coslada. 1988


El sensei Antonio Madrid me dio clases una temporada en el gimasio Kiai, en Coslada.


Gimnasio San Fernando. San Fernando de Henares. 1982. Los profesores son José Luis Ariza (Izquierda) y Pedro Rey (derecha). Mi hijo David está sentado, el tercero por la derecha.



Gimnasio San Fernando. San Fernando de Henares. 1982. Estoy en la segunda fila por arriba, el cuarto por la izquierda, con pelo largo y barba.


En el gimnasio San Fernando volví a entrenar bajo la dirección de José Luis Ariza. Allí empezaron a entrenar mis dos hijos, David y Sergio. Años más tarde dejaron la práctica del Karate para adentrarse en otros deportes de lucha.

Allí conocí también a José Manuel Moral, que años después sería mi profesor en este mismo gimnasio.
Cierra el gimnasio San Fernando y los compañeros se dividen y se van a diferentes centros de Madrid.


Gimnasio Club Karate Velilla. Velilla de San Antonio. 2001. Mi hijo Sergio está sentado, el segundo por la izquierda. Yo estoy de pie, el segundo por la izquierda.


Gimnasio Club Karate Velilla. Velilla de San Antonio. 2009


Gimnasio Club Karate Velilla. Velilla de San Antonio. 2009. Los veteranos. De izquierda a derecha, de pie: Manuel Estringana, yo, José Luis Ariza, José Manuel Moral y Miguel Osorio. Sentados: Eufemio Arenas, José Luis Molinero y José Luis García Embid.


Desde 1999 entreno en el Club Karate Velilla, de Velilla de San Antonio, bajo la dirección de José Manuel Moral.

No sé por cuánto tiempo más. Supongo que mi forma física me irá indicando cuándo lo debo dejar. Hasta entonces, seguiré…

21 comentarios:

mrprepor dijo...

Buena entrada, me ha hecho recordar viejos tiempos, y me identifico con casi todo.
Me ha hecho gracia ver la foto de la Casa de Campo, siempre que íbamos había gente haciendo "cosas raras" ;-)

Eusebio dijo...

Muchas gracias, todo un honor tenerte por aquí, Luis Ignacio.
Con tu permiso enlazaré tus webs a mi blog.

Saludos.

pensamientoscontralainercia dijo...

Wow Eusebio!!

Impresionante la foto del '74. La verdad es que recuerda, como dices, absolutamente el look "perros callejeros".

La verdad es que Sergio siempre me ha picado (sin él saberlo) a hacer algo de artes marciales. Hice un amago con Aikido pero el profesor no me gustó, y es muy importante. Bueno... nunca es tarde para ponerse!

Saludos y feliz 2010 para todos por ahí!

SENSEI dijo...

Eusebio me parece un trabajo estupendo la recopilacion de fotos que as echo espero que la podamos ampliar para ir haciendo el museo del karate del corredor del henares te aportare mas fotos que tengo que buscar un saludo.
MAÑANA MAS Y MAS FUERTE EL SENSEI

Anónimo dijo...

Muy bueno, papa... está claro que el esfuerzo ha merecido la pena, jeje.
Por mi parte, soy yo el que se siente orgulloso de haber recibido la herencia y a impronta que han dejado los valores del DO en nuestra educación.
Y vale ya de pasteladas, que habrá diabéticos leyendo y no es plan de saturar las urgencias...
Un abrazo,
David

Eusebio dijo...

Te gusta el documento histórico del 74, ¿eh?
Los profesores son muy importantes, Pensamientoscontralainercia, tanto en el deporte como en la educación; un mal profesor puede hacer que aborrezcamos lo que en un principio nos atraía.
Anímate, aún eres muy joven,todavía puedes retomar la enseñanza de las Artes Marciales.
Feliz Año también para ti.

Eusebio dijo...

Muchas gracias, Sensei, me alegro mucho de que te guste.
Cuando quieras vemos las fotos y publicamos otra historia de nuestro deporte.

Mañana más...

Eusebio dijo...

Muchas gracias, David, eso es lo que pretendí transmitiros. Y, pasteladas aparte, no salió mal del todo ;)
Besos.

Eusebio Gómez dijo...

Te gusta el documento histórico del 74, ¿eh?
Los profesores son muy importantes, Pensamientoscontralainercia, tanto en el deporte como en la educación; un mal profesor puede hacer que aborrezcamos lo que en un principio nos atraía.
Anímate, aún eres muy joven, todavía puedes retomar la enseñanza de las Artes Marciales.
Feliz Año también para ti.


Muchas gracias, David, eso es lo que pretendí transmitiros. Y, pasteladas aparte, no salió mal del todo ;)
Besos.

José Manuel dijo...

Eusebio me parace Un Trabajo estupendo la recopilación de fotos que has hecho, espero que la podamos ampliar para ir haciendo el museo del karate del corredor del henares;te aportare mas fotos que tengo que buscar.
un saludo
MAÑANA MAS Y MAS FUERTE.

Eusebio dijo...

Muchas gracias, Sensei.
De acuerdo, a ver si hacemos algo interesante.
Mañana más...

Anónimo dijo...

Hola Eusebio también a toda mi familia del Karate que jamas he olvidado aunque no nos veamos,lo que es el aburrimiento por casualidad he visto tu publicación,me ha emocionado bastante ver las fotos,una cosa ...el karate no se deja nunca,puedes dejar el gimnasio pero el karate lo llevas puesto,yo aunque soy un paquete,empece de niño y es lo único que permanece en mi interior, he recomenzado la práctica con un maestro que al menos me parece honesto y trasmite ...
un fuerte abrazo,no dejes de practicar.

Lázaro.

Eusebio Gómez dijo...

Bienvenido a mi chiringuito, amigo Lázaro; cuánto tiempo sin saber nada de ti... pero no te preocupes, los karatecas antiguos no nos olvidamos de lo que compartimos contigo.
Me alegro mucho de que hayas vuelto a los entrenamientos, compañero.

Espero que nos veamos pronto, chaval, a ver si nos haces una visita en Velilla o dime dónde entrenas y voy a verte.

Abrazos.

Anónimo dijo...

Hola Eusebio,perdona que no te haya contestado antes,tengo dificil escaparme,entreno con el Club de karate Kangaroo,martes y jueves de 21 a 22:30 h.,en el polideportivo de 3 Cantos con el Maestro Jose Antonio Alburquerque,es buena gente,si quereis venir un día dame un toque y se lo digo, no creo que haya problema,somos casi todos gente mayor je je ...ya no nos matamos como antes,me encantaria veros,un abrazo,recuerdos a Miguel que es un crack y al resto de familia karateca.
Lázaro.

Eusebio Gómez dijo...

No te preocupes, Lázaro, ya sé que estamos todos muy liados.
Se lo diré a los compañeros, y le mando recuerdos de tu parte a Miguel y a los demás.

Un fuerte abrazo, amigo.

Anónimo dijo...

Soy Román, he visto la fotografía del 82 y me he acordado de vosotros me gustaría ponerme en contacto con vosotros. UN SALUDO :)

Eusebio Gómez dijo...

Hola Román, qué agradable sorpresa, hace mucho que no sabía nada de tí.
¿Qué tal estás, estás entrenando?
Yo sigo en Velilla, con José Manuel Moral, los martes y los jueves.
Pásate por allí un día y nos vemos.
Les paso tu mensaje a los compañeros.

Abrazos.

Anónimo dijo...

Román: estoy muy bien un poco mas viejo y con canas, suelo ir al gimnasio a entrenar pero no hago karate, si me dices la hora, un día me paso por Velilla ¿los fines de semana no quedais a entrenar? vivo en Fuenlabrada y me pilla lejos.
Hablé con Jose Luis Molinero y estoy esperando a que él me llame.
RECUERDOS Y UN ABRAZO

Anónimo dijo...

ROMÁN: se me olvidaba da recuerdos a Jose Luis Ariza si le ves de mi parte.

Eusebio Gómez dijo...

Hola Román,
Me alegro de que estés bien, lo de las canas es normal, el paso del tiempo, yo también tengo, jejejeje

El horario es de 9 a 10:15 de la noche. Y algún sábado que otro, pero no es lo normal.

Más abrazos para tí, a ver si te animas y vienes a vernos.

Anónimo dijo...

Eusebio, en Facebook hay un grupo llamado "No eres de canillejas si no...", en dicho grupo se abrio un hilo hablando del Eolo, he leido en tu blog que has perdido la pista a alguno de los que salen en la foto del Eolo, a lo mejor puedes localizarlos a través de ese grupo, me he permitido poner la foto en el grupo, siempre diciendo el origen de la misma, si tienes algún incoveniente dímelo y la retiro, Yo estuve también en el gimnasio, en la parte de abajo, practicando Judo, y en la misma fecha. Un Saludo compañero,