miércoles, 9 de diciembre de 2009

AMINATOU, TE QUEREMOS VIVA

Querida Aminatou, el mundo ha contemplado estas semanas con admiración la firmeza de tus convicciones, la entereza de tus principios, la justicia de tu causa, la dignidad de tu lucha. Pensamos que es suficiente, Aminatou, y que tanto tu pueblo como aquellos para los que representas un ejemplo, así como tus propios familiares y amigos, necesitan más tu vida que tu recuerdo. Igualmente, los activistas de derechos humanos han tomado ejemplo de tu lucha, pero necesitan que sigas con ellos día a día. Es cierto que los mártires sirven de inspiración a los movimientos, pero a estas alturas la historia está sembrada de mártires y lo que necesitamos es que los ciudadanos tomen conciencia de los problemas. Esto ya lo has conseguido con tu lucha, Aminatou.

Pedimos a todo el que pueda llegar hasta Aminatou que haga suyo este mensaje y se lo transmita, de modo que termine en las próximas horas con su huelga de hambre y pueda iniciar cuanto antes su restablecimiento.

Pedro López López. Profesor Universidad Complutense.
Nazanin Amirian. Profesora UNED
Carmen Lamarca Pérez. Profesora Universidad Carlos III
Rosa Regás Pagés. Escritora.
Gustavo Duch Guillot. Universidad Rural Paulo Freire.
Juan José Tamayo Acosta. Teólogo
Higinio Polo. Profesor y escritor.
Javier Parra Molina. Periodista. Director de “La República”
Soledad Gallego Díaz. Periodista.
Ignacio Ramonet. Director de “Le Monde Diplomatique” en español
Inmaculada Vellosillo González. Profesora Universidad Complutense.
José Manuel Martín Medem. Periodista.
Maruja Torres. Periodista.
Carlos Villán Duran. Presidente de la Asoc. Española para el Derecho Internacional de los Derechos Humanos.
Ana Balseiro. Periodista.
James Petras. Sociólogo.
Almudena Grandes. Escritora
Luis García Montero. Escritor.
Benjamín Prado. Escritor.
Inma Chacón. Escritora.
Milagros Hernández Calvo. Concejala del Ayuntamiento de Madrid
Paula Sequeiros. Profesora Universidade do Porto
Trinidad Deiros Bronte. Periodista.
José Antonio Gómez Hernández. Profesor Universidad de Murcia.
Ana Barceló. Periodista.
Elías Sanz Casado. Catedrático Universidad Carlos III
Pepo Paz Saz. Editor
Luis Oporto Ordóñez. Director General, Biblioteca y Archivo Histórico del Congreso Nacional de Bolivia
Aurora Cuevas Cerveró. Profesora Universidad Complutense.
Pedro López Gómez. Profesor Universidad de La Coruña.
Aldo Bahamonde. Pintor
Julio Anguita González
Aurora Valdés Suárez
. Presidenta de la Asoc. de Mujeres Valdés Siglo XXI
Lydia Vicente Márquez. Abogada experta en Derecho Internacional de los Derechos Humanos
Marina Rosell. Cantautora.
Marián Morán Suárez. Profesora Universidad de León.
Marisa Álvarez. Arquitecto Técnico.
Sofía Castañón. Poeta.
Manuel González Orviz. Director General de la Vivienda del Principado de Asturias.
Ana María Flores Barraza. Geógrafa.
Antonia Salvador Benítez. Profesora Universidad Complutense
Javier Doz. Secretario Internacional de CCOO
Eusebio Gómez Bautista. Bibliotecario
Para apoyar este escrito, enviar un mensaje a Pedro López López (plopezgt@gmail.com)

4 comentarios:

Clares dijo...

Sin embargo, yo entiendo lo que está haciendo, lo admiro y no me puedo creer que la dejen irse de este modo. Es cierto que es mejor que se mantenga con vida para seguir luchando, pero no sé qué solución va a tener esto. Marruecos no está dispuesto a ceder, yo sé cómo son los gobernantes allí y el gran poder del majzén, así que sólo cabría la solución de que aceptara el pasaporte español, porque ahora mismo está en un callejón sin salida. Lo interesante sería que hubiera una llamada de atención a Marruecos que se ha saltado a la torera todas las leyes internacionales y que cediera de una vez.

Eusebio dijo...

Es verdad que la situación es muy difícil para ella y uno de los culpables, aparte de Marruecos, naturalmente, es del gobierno español, vergonzosamente cobarde ante la postura de un país que encarcela y tortura a los saharauis. Pero ni nuestro gobierno ni la UE se atreven a enfrentarse a los marroquíes. Parece que los negocios mandan...

Un fuerte abrazo, Clares.

Ernesto dijo...

Me adhiero totalmemte al ruego de que Aminetu mantenga su vida ya que creo que es más necesaria su labor como valiente defensora de su pueblo, que como mártir. Éstos acaban por caer en el olvido.

Por supuesto envio mi apoyo al escrito. Y efectivamente no hay que olvidar que se han incumplido por parte de nuestro gobierno las normas sobre traslados y entradas de extranjeros en ewl territorio nacional, lo que nos ha hecho complices de Marruecos.

Saliud y vida para Aminetu

Eusebio dijo...

Muchas gracias por tu apoyo y tu solidaridad, Ernesto.

Un fuerte abrazo, compañero.
Salud para ti también.