sábado, 13 de septiembre de 2008

BIENVENIDOS A LA USSRA (LA UNIÓN SOCIALISTA SOVIÉTICA DE LA REPÚBLICA DE AMÉRICA), CAMARADAS BUSH, PAULSON Y BERNAKE

Por Nouriel Roubini, Profesor de la Universidad de Nueva York *
(Publicado en GEMonitor, 9 Septiembre 2008)

La ya inevitable nacionalización de Fannie y Freddie es el cambio de régimen más radical en la economía global y los negocios financieros en décadas. Durante los últimos veinte años desde el colapso de la Unión Soviética, la caída del muro de Berlín y las reformas económicas en China y en otras economías emergentes, la economía del mundo ha abandonado la propiedad estatal de la economía y se ha encaminado hacia la privatización de empresas anteriormente estatales. Esta tendencia fue agresivamente apoyada por los EEUU que predicaban a derecha e izquierda los beneficios de los mercados libres y de la libre empresa privada.
Ahora, por el contrario, los EEUU han llevado a cabo la mayor nacionalización en la historia de la Humanidad. Con la nacionalización de Fannie y Freddie, los EEUU han incrementado los activos de su patrimonio público en casi 6 billones (trillion) $ y su pasivo en otros 6 billones $. Asimismo, los EEUU se han convertido en el mayor hedge fund del mundo, propiedad de un gobierno, con la inyección de probablemente 200,000 millones $ de capital en Fannie y Freddie y asumiendo casi 6 billones $ del pasivo de tales GSEs (empresas bajo el patrocinio del Estado), asimismo los Estados Unidos han emprendido la mayor LBO, la mayor adquisición apalancada, en la historia humana que supone un ratio de la deuda sobre el capital social de 30 (6 billones $ de deuda contra un valor accionarial de 200,000 millones $)
Por tanto, los camaradas Bush, Paulson y Bernake (como fueron apodados por Willern Buitre) han transformado los EEUU en la USSRA (The United Socialist State Republic of America). La verdad es que el socialismo sigue vivo y sano en América, pero es un socialismo para los ricos, los bien relacionados y Wall Street. Un socialismo donde los beneficios son privatizados y las pérdidas son socializadas, cargando a los contribuyentes estadounidenses con la cuenta de 300,000 millones $.
[Este artículo, enviado por el amigo Pedro López, "No revela más que lo que todos sabemos: la derecha predica una cosa y hace otra (puede ser con el aborto, con la política económica o con cualquier otro asunto). Si es Venezuela, o Bolivia, o Ecuador, o Paraguay (pronto le montarán el circo a Fernando Lugo) quien nacionaliza, se trata de un régimen totalitario, si es Estados Unidos, se trata de salvar un sector económico. Ahí va el artículo del profesor Roubini traducido por el compañero de Attac Juan Hernández Vigueras"]