lunes, 4 de noviembre de 2013

Acompañando al abuelo a la residencia




Tiempo atrás, era el abuelo el que llevaba al nieto de la mano al colegio. Ahora, con el paso de los años, es el nieto el que le devuelve la protección y le acompaña a su residencia.
No va triste el abuelo, no; sabe que cuenta con el cariño y el apoyo de la familia. Y sobre todo el de ese nieto que le abraza y le acompaña. Abrazo y cariño recíprocos...

2 comentarios:

Pilar Ana Cruz Gonzalez dijo...



Bonito y real y sobre todo que los abrazos y cariño, sigan siendo recíprocos que hoy en día es jodido.

Pilar Ana

Eusebio dijo...

Así es, querida amiga, tienes mucha razón.
Gracias por pasarte por aquí.