viernes, 18 de enero de 2013

Atraco en la farmacia


Aún estoy en forma, acabo de evitar que me atracaran en la farmacia de mi barrio.

Ni siquiera he tenido que echar mano de mis conocimientos de artes marciales, me bastó con un papel y un bolígrafo.

No era mucha cantidad, solo un Euro, pero no permito que me roben, aunque sea una cantidad pequeña.

Tengo que decir que conté con la colaboración de la farmacéutica en todo momento. Además, tenemos la ventaja de que, tanto ella como yo, conocemos al atracador y sabemos que lo ha intentado en numerosas ocasiones en otras farmacias, por lo que esperamos que pronto sea puesto a disposición judicial y nunca más lo vuelva a hacer.

3 comentarios:

Clares dijo...

Siento defraudarte con mi pensamiento pesimista. Seguuirán atracándote y no sólo será por un euro; no te podrás defender ni con un papel y un bolígrafo; sólo te quedará el derecho al pataleo -léase manifestación, redes sociales, barricadas, etc.- pero seguirán sin hacerte caso. O sea, que puedes ser el karateca más experto del mundo, que da lo mismo. Te atracarán.

Clares dijo...

Hola, Eusebio, no sé por qué un comentario anterior no ha entrado. Bueno, te lo repito. Que soy muy pesimista, que van a seguir atracándote y que los culpables nunca pasarán a disposición judicial. No podrás defenderte, ni con kárate, ni con bolígrafo, sólo te quedará el derecho al pataleo -manis, redes sociales, barricadas incluso- pero no te servirá de nada. No hay que resignarse, pero sí saber que seguirán atracando. Qué asco.

Eusebio Gómez dijo...

Tienes razón, Clares, nos seguirán atracando pero nosotros tenemos la obligación de hacer frente a todos estos mangantes de cuello blanco...

Como ves se han publicado tus dos comentarios. Cosas de la técnica.