viernes, 10 de agosto de 2012

Encefalogramas


Si observamos con detenimiento los troncos cortados de algunos árboles, podremos apreciar que, en vez de los anillos que indican su edad, aparecen unas líneas semejantes a los encefalogramas.

De esta forma podríamos saber las vicisitudes por las que pasó; en sus anillos quedarían marcados los incendios, inundaciones, sequías… todo lo que sufrió o disfrutó mientras vivió…

Aunque esto no lo vais a ver en ningún libro de Botánica o Biología, lo que os digo es cierto, no es ninguna leyenda urbana, solo hay que mirar los anillos de los árboles con mucha atención y un poco de imaginación y sensibilidad...