miércoles, 28 de octubre de 2009

Policías en la puerta del Ayuntamiento


Antiguamente si veías un par de policías en la puerta del Ayuntamiento lo considerabas normal, estaban vigilando la Casa Consistorial, poniendo orden o, simplemente, informando a los vecinos que se acercaban a realizar alguna gestión.

Ahora ver a la policía en la puerta de un Ayuntamiento no augura nada bueno, lo primero que piensas es que están ahí para que no escapen el alcalde, los concejales o algún funcionario, y que habrá más policías dentro registrando despachos y cajones en busca de pruebas de corrupción urbanística.

El último caso que ha saltado a los medios de comunicación ha sido el de Santa Coloma de Gramenet; el primero… quién sabe, es posible que no existieran las hemerotecas cuando sucedió.

Hay tantos ayuntamientos implicados en estos últimos tiempos que lo de Marbella nos parece que ocurrió hace cien años.

¿Quedará algún ayuntamiento con concejales y alcaldes honrados dentro de 10 años?
¿Quedarán ciudadanos que se atrevan a poner la mano en el fuego por sus representantes políticos?
¿Les quedarán ganas de votar?

7 comentarios:

Clares dijo...

Yo no pongo la mano en el fuego por nadie de ningún partido, y menos aún si está en el ejercicio del poder. Esto es peligrosísimo para el futuro de la política, y como no se haga algo pronto, se va al garete todo. No puede ser continuar de este modo.

ernesto51 dijo...

Lo peor no es la corrupción de ayuntamientos, partidos y demás instituciones, sino que los ciudadanos se están acostumbrando a ello y ya no escandaliza nadie.

Ernesto dijo...

Se está convirtiendo en habitual, y lo peor es que la gente ya lo da por normal y no se escandaliza de nada.

olvidatuequipaje dijo...

A mí me parece peligrosísimo el discurso de "todos son iguales". Por ese razonamiento, como todos son iguales, que venga un tío "con lo que hay que tener" y lo arregle, estilo fascistoide populista (Berlusconi) o directamente fascista (Franco y similares).
Yo abogo por mucha dureza en penas anticorrupción. Un corrupto de estos hace mucho más daño a la sociedad que un camello, violador, o atracador de bancos, que pasan en la cárcel años (a estos no los estoy defendiendo eh).

¡Salud y decencia!

Eusebio dijo...

Yo tampoco, Clares, a veces no me fío ni de mí mismo, como para fiarme de algunos elementos que hay por ahí.
Un abrazo.

Eusebio dijo...

Eso es lo malo, Ernesto, que la gente asuma que la mayoría se lo lleven y que mientras "hagan algo", no pase nada.
Un abrazo.

Eusebio dijo...

Claro, Armando, afortunadamente no todos son iguales. Si no, apañados estamos.
Estoy de acuerdo contigo. Y me llama mucho la atención que se escandalicen porque salen en la tele esposados con sus cosas en una bolsa de basura. Si sale así un simple presunto chorizo o ratero ¿Por qué no van a salir ellos que presuntamente se han llevado muchos millones?
Un abrazo, compañero.