lunes, 19 de octubre de 2009

Condenado a 26 años de cárcel el nazi que asesinó a Carlos Palomino

Por primera vez se contempla en una sentencia por un asesinato fascista la agravante de discriminación ideológica.

Ojalá sirviera esta desgraciada muerte para que todos los ciudadanos, medios de comunicación y partidos políticos, estén o no en el poder en el momento de ocurrir los hechos, tomen conciencia de la amenaza que suponen para la convivencia pacífica y la democracia estos grupos y partidos fascistas o de extrema derecha.

Los que criminalizan a los movimientos sociales, los que dicen que son lo mismo fascistas que antifascistas deberían recordar éste y otros asesinatos. Y un poco de nuestra reciente historia.

A los que estamos orgullosos de los antifascistas y de la lucha por la democracia durante la República, la Guerra Civil Española y la II Guerra Mundial nos duele y nos avergüenza que no se apoye más al movimiento antifascista en la actualidad y nos sorprende que muchos demócratas y partidos considerados de izquierdas miren para otro lado ante los crímenes y agresiones a nuestros jóvenes.


La sentencia AQUÍ

6 comentarios:

Clares dijo...

Y yo mucho que me alegro, incluso si se le queda en la mitad por reducción de condena y todo eso, que trece años no son moco de pavo, hay que decirlo todo.
Lo que más me ha gustado de la sentencia es la clara alusión a la ideología nazi. Las imágenes del metro que he visto en la tele son espeluznantes. Qué canalla.

Ernesto dijo...

No cabe duda de que es una excelente noticia y, sobre todo, la importancia de sentar jurisprudencia sobre las motivaciones ideológicas.

olvidatuequipaje dijo...

Hago mías tus palabras, Eusebio, letra por letra.

Un abrazo grande.

Eusebio dijo...

Pues si, así actúan los que se creen una raza superior, Clares, esperemos que con esta sentencia cambien algo las cosas y, sobre todo, la mayoría de la población tome conciencia de los que supone el fascismo, que la gente olvida fácilmente.
Un fuerte abrazo

Eusebio dijo...

Eso espero yo también, Ernesto. Muchas gracias, amigo.

Eusebio dijo...

Gracias por el apoyo, como siempre, querido Armando.